Apego y deseo. Gestión emocional

Apego, dependecia emocional

El APEGO se define como un factor mental que percibe un objeto como algo atractivo, exagera su atractivo, lo ve como una causa de felicidad y quiere poseerlo y retenerlo. El apego lleva exagerar las buenas cualidades de un objeto, una persona, un lugar o una idea y se aferra a ello. Es una atadura que lleva a la infelicidad.

El apego proviene del deseo y esta emoción puede abarcar desde un simple deseo hasta la obsesión por algo o alguien. También es deseo la codicia, la envidia, los celos, la crueldad, el egoísmo, la lujuria, la posesividad, el control, el glamour, la insaciabilidad y el materialismo.

La característica del deseo es la impulsividad, el deseo nos controla, nos dirige y nos esclaviza. El deseo es fruto de programas y sistemas de creencias que nos dirigen de manera inconsciente.

Cuando pensamos que necesitamos a alguien o algo para seguir viviendo y ser feliz tenemos apego. La persona con apego es “codependiente” y le entrega al otro el control de sus emociones y decisiones. Podemos depender de nuestra pareja, de las palabras de aprobación de un jefe, de lo que decidan los demás, de lo que los otros piensen de mí…. Este tipo de personas se pueden volver adictas a determinadas relaciones aunque estas sean violentas y nos lleven a la autodestrucción.

CARACTERÍSTICAS DE LAS PERSONAS DEPENDIENTES.

INSEGURIDAD: La personas se abandona y vive y piensa en función de los demás, de sus opiniones y sus decisiones. “¿Qué harías en mi lugar? ¿qué piensas?”
CONTROL: Como la persona dependiente necesita desesperadamente al otro para ser feliz se volverá controladora y usará la manipulación para mantener todo y a todos bajo control.
DUDA DE SUS CAPACIDADES: Siente que no tiene capacidad para enfrentarse al mundo por sí sola. Necesitan una muleta emocional para hacer frente a la vida, al mundo y a sus conflictos.
En realidad el dependiente sufre un dolor emocional muy profundo, una deuda emocional, que tienen que limpiar.
Nos podemos apegar a lugares, circunstancias, acontecimientos, creencias o costumbres, cada uno funcionará como muleta interior.
Para saldar la deuda no es necesario siempre alejarnos de las personas o los objetos de los que somos dependientes, simplemente hay que cambiar la perspectiva, limpiar las creencias y ver la situación tal y como es desplegando amor hacia nosotros mismos.

EL DESEO COMO OBSTÁCULO.

El deseo, sobre todo si es intenso, con frecuencia nos impide conseguir lo que anhelamos.
Desear significa “yo no tengo”, si deseamos algo estamos diciendo que no es nuestro, que no lo tenemos, y esto pone una distancia psíquica entre nosotros y lo que deseamos que se convierte en un obstáculo que consume mucha energía. El ansia bloquea la consecución y produce miedo a no conseguirlo o mantenerlo.
Lo imposible se vuelve posible cuando nos rendimos totalmente. Si seguimos luchando esta lucha produce un bloqueo que no en pocas ocasiones tiene el efecto contrario que deseamos. A medida que dejamos ir los deseos vemos que lo que hemos elegido vendrá a nuestra vida casi por arte de magia. El proceso es identificar los objetivos y luego soltar el deseo de conseguirlos, entregarlos totalmente que significa que está si bien si se consigue y está bien si no se consigue. Es lo contrario a lo que se enseña en la civilización occidental donde parece que todo hay que alcanzarlo con lucha, esfuerzo, sacrificio, dolor y sufrimiento.
Otros bloqueos son la culpa inconsciente y la pequeñez. El inconsciente nos permitirá tener sólo lo que creamos merecer (los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres).

TENER-HACER-SER.

Nuestra imagen personal y la valía en el mundo “somos lo que tenemos” la hipotecamos al tener o hacer. Si tengo dinero valgo más. Si hago algo por el mundo o por alguien me calificarán mejor.
Si soltamos estos patrones de valía llegamos al SER, nuestro valor seremos nosotros mismos y el amor por nosotros y por los demás. La gente busca nuestra compañía no por lo que tenemos ni por lo que hacemos sino por aquello en lo que nos hemos convertido. Ahora somos personas espléndidas a quienes merece la pena conocer, nos describen como personas carismáticas.

GLAMOUR.

Cuando deseamos algo podemos preguntarnos qué es realmente el objeto y cuál es su atractivo añadido, el glamour.
Muy a menudo perseguimos un objetivo y cuando lo conseguimos nos desilusionamos por la distancia que existe entre el objeto real y las cualidades atribuidas a él.
Glamour significa que le hemos añadido sentimentalismo o hemos sacado de proporción su funcionalidad, hemos proyectado sobre el objeto de deseo una cualidad mágica que nos lleva a pensar que cuando lo adquiramos alcanzaremos un estado más elevado de satisfacción y felicidad.
Ej. Ropa de marca
Ej. Persona que quiere alcanzar un puesto directivo en una empresa y cuando lo consigue tienen muchas cosas superficiales (despacho, coche, más dinero, etc.) pero la admiración que esperaban se convierte en crueldad, competitividad, envidia, adulación, manipulaciones y ataques de sus más directos competidores.
Una vez que eliminamos el glamour del objeto de deseo es mucho más fácil soltarlo y podremos alcanzar nuestras metas más fácilmente porque sabremos realmente qué estamos eligiendo y en qué nos queremos convertir.
Si deseamos ser un tipo determinado de persona, una persona emocionante, no hay más que imaginarlo y dejar ir los sentimientos negativos y los bloqueos que nos impiden ser así.
El nivel del ser tiene más poder y energía que los niveles de tener o hacer.

EL PODER DEL INCONSCIENTE.

Ya hemos hablado muchas veces del poder del inconsciente en la toma de decisiones y de cómo este se guía por los programas adquiridos a lo largo de la vida con lo que suele tomar decisiones parecidas que nos llevan a situaciones parecidas.
Cuando alguien dice “mis relaciones nunca funcionan” es probable que sea así. El inconsciente nos lleva a “boicotear” las relaciones o a elegir a personas que sabemos que nos van a llevar a una relación insatisfactoria que nos devolverá una y otra vez al papel de víctimas donde estamos acostumbrados a estar. El resentimiento, los celos, la envidia, son satisfacciones que alimentan nuestro ego porque es de lo que se ha alimentado siempre. Aunque incómoda, es su zona de confort, la que conoce.
Por ejemplo podemos citar como algunas personas que superan una enfermedad grave y vuelven a su vida “normal” suelen caer en depresión al perder la atención de sus familiares y amigos.

Realmente, lo que hay detrás de estos sentimientos, es una inmensa culpa asociada al egoísmo de poder conseguir algo y mantenerlo. Cuando deseamos conseguir algo y lo alcanzamos nos sentimos culpables y boicoteamos la situación para volver a los patrones limitantes pero conocidos.
Cancelando los viejos programas y renunciando a su gratificación (siendo víctima por ejemplo) renunciamos a la gratificación que obtenemos de las recompensas negativas.

DESARROLLO DE LA AUTOCOMPASIÓN Y EL AMOR HACIA NOSOTROS MISMOS.

ACEPTACIÓN DE UNO MISMO. El autoconocimiento y la aceptación de lo que somos y de nuestras creencias limitantes, es el primer paso para liberarnos del apego.
RESPETO POR UNO MISMO. Trátate con cariño y respeto, acepta y ama el ser único que eres. No podemos pretender que nos respeten los otros si antes no nos respetamos a nosotros mismos.
RECONOCE LOS ERRORES. Reconoce tu parte de culpabilidad en las situaciones y sigue adelante, no te detengas en el error sino en limpiar los pensamientos y las creencias que te han llevado a él. De esta manera saldrás fortalecido de cada uno de los errores.
RESUELVE Y LIMPIA LO QUE TE LLEVA A LOS CONFLICTOS. Una vez que somos conscientes de lo que tenemos que limpiar, sólo hay que hacerlo.

En definitiva, si somos libres, sin ataduras, aprenderemos más de nosotros mismos, estaremos más seguros para abrirnos a nuevas experiencias, nos relacionaremos con los otros desde una perspectiva de ser y no de tener o conseguir y tendremos un comportamiento más ético, respetuoso, tolerante y justo. Nuestra felicidad no dependerá de los otros, ni del dinero o el estatus.

POST RELACIONADOS:

MAPA DE LAS EMOCIONES. CUANDO UNA EMOCIÓN SE VUELVE TÓXICA.

CREENCIAS LIMITANTES. NUESTRA ZONA DE “SOMBRA”.

GESTIÓN EMOCIONAL. CÓMO AFRONTAR LAS EMOCIONES.

 Centro Madá en Alcalá de Henares es un centro especializado en psicología, reiki técnicas para combatir el estrés y la ansiedad. Los psicólogos de Centro Madá son especialistas enpsicología cognitivo-conductual basada en Midnfulness.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Esta entrada fue publicada en Psicología cognitivo conductual y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>