Burn-out o “estar quemado en el trabajo”

Burn-out o síndrome de estar quemado

 

Cansancio físico, ansiedad desmedida, malhumor y fatiga mental son algunas de las señales que caracterizan al estrés laboral.

Con el nombre de síndrome de burn-out se engloban una serie de síntomas que caracterizan al estrés laboral. Una de las características más comunes es que se empieza a perder el control sobre las emociones y nos sentimos invadidos por la ansiedad y depresión. Esta depresión se manifiesta con un gran cansancio y fatiga que no tiene relación con el trabajo que se realiza.

Tras estas primeras señales aparecen cambios en el carácter como malhumor con las personas más cercanas y labilidad e inestabilidad emocional.

Esta alteración, como todas las que se producen por un desgaste a lo largo del tiempo, ocasionan cambios orgánicos; se van produciendo cambios en neurotransmisores y neurohormonas que se traducen en alteraciones cognitivas, de la atención, y emocionales. Esto significa que hay sustancias químicas que no deberían estar presentes y que están aumentadas por situaciones de estrés permanente que producen neurotoxicidad sobre determinadas áreas cerebrales que influyen en el resto del organismo.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

SÍNTOMAS PRIMARIOS:

AGOTAMIENTO FÍSICO Y EMOCIONAL:
Como hemos comentado son los primeros síntomas y los que dan la señal de alerta. Poco a poco las personas se sienten alejadas de su labor profesional provocando una fuerte despersonalización (distanciamiento y rechazo respecto a los compañeros), descenso de autoestima y fracaso laboral.
En múltiples ocasiones sucede en personas exitosas hasta un determinado momento en el que por cambios en la organización pasan a tener roles diferentes. La resistencia a estos cambios suelen ser la base del burn-out.

SÍNTOMAS SECUNDARIOS:

A nivel COGNITIVO-EMOCIONAL (cómo pensamos y sentimos): angustia, miedo excesivo, sensación de vacío, culpabilidad, desconfianza en todos los entornos, desmotivación generalizada.

En la CONDUCTA: resistencia a ir a trabajar y absentismo (en algunos casos no es tanto resistencia al trabajo en sí mismo como al hecho de enfrentarse al entorno laboral), retraso, evitación de las relaciones interpersonales, ira, rigidez de pensamiento (lo que provoca la resistencia a los cambios), culpar a compañeros y jefes, abuso del alcohol y del tabaco.

FÍSICOS: fatiga, trastornos gastrointestinales, taquicardias, naúseas, disfunción sexual, dolor de cabeza, tos repetitiva, insomnio, caída del cabello, etc.

Si se presentan estos síntomas o gran parte de ellos, y tras descartar otra causa física, es conveniente pedir ayuda a un psicólogo dado que el burn-out mantenido en el tiempo puede tener consecuencias graves.

En Centro Madá facilitamos a la personas llegar a una comprensión de las causas y las ayudamos a interpretar las situaciones desde otra perspectiva que poco a poco sustituye la resistencia por aceptación. Los psicólogos de Centro Madá en Alcalá de Henares, de manera paralela, aplicamos técnicas de relajación y Mindfulness dirigidas al control de estrés y ansiedad. Nuestro acercamiento al burn-out es holístico, con intervención en todas las áreas afectadas tanto psicológicas como físicas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Esta entrada fue publicada en Psicología cognitivo conductual y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>