El miedo, esa emoción que nos impide “vivir”.

Miedo. Gestión emocional

El miedo está íntimamente ligado al apego (dependencia emocional) y a la ansiedad. Cuánto más apegados estamos a alguien o a algo más miedo sentimos de no tenerlo o separarnos de ello y este miedo se puede manifestar a través de ataques de ansiedad y pánico.

Ejemplos: si estamos apegados a una persona y dependemos emocionalmente de ella tenemos miedo de que se termine la relación. Si estamos apegados al dinero y la seguridad económica nos angustia no tener lo suficiente. Si estamos apegados a nuestra imagen tememos parecer estúpidos ante los demás.

Es normal que sintamos apego hacia determinadas cosas porque nos han educado para ello pero, paradójicamente, aferrarnos a ella es la causa de que sintamos miedo o angustia. La solución no es abandonar todo sino dejar las ataduras, disfrutar de ellas sin tener miedo.

El miedo es un señal positiva de protección ante algo amenazante, el problema empieza cuando el miedo se dirige a un objeto sin fundamento y se convierte en irracional, persistente e inmovilizante. Es en este momento cuando se convierte en tóxico.
El miedo funciona como un círculo, dando vueltas sobre sí mismo, se alimenta a sí mismo.
Si reconocemos los miedos y trabajamos con ellos y sus fases conseguiremos superarlos.

FASES DEL MIEDO

IMAGINACIÓN. Cuando ante una determinada situación imaginamos lo peor entramos en el circuito del miedo.
Ejemplo: Cuando una persona tiene miedo a hablar en público y tiene que hacerlo inmediatamente en su mente comienzan pensamientos del tipo “Me voy a quedar sin voz”, “¿Y si me olvido de lo que tengo que decir?”, “La gente se va aburrir”.

MIEDO propiamente dicho. Con los pensamientos ya se ha activado el miedo, los pensamientos dan miedo y éste se retroalimenta. Siguiendo con el ejemplo anterior, en esta fase, los pensamientos anteriores darán paso a otros del tipo “Se van a reír de mi, voy a hacer el ridículo”.
El miedo distorsionará la realidad y se empezará a notar en tu cuerpo, el corazón se acelerará, empezarán a sudar las manos y la frente, etc. Y estas respuestas corporales provocarán, justamente, que se cumpla la catástrofe que habíamos imaginado.

“Tendemos a no correr riesgos porque tenemos miedo a lo desconocido, pero, en realidad, el miedo a lo desconocido es miedo a perder lo conocido”. Bernardo Stamateas.

EL MIEDO TE PARALIZA O TE ACELERA. En el ejemplo que seguimos el miedo a hablar en público puede provocar que la persona se quede sin voz o sin recordar nada de lo que tenía que decir. El miedo le paralizará.
En otros casos, el miedo nos hace huir hacia el lugar equivocado o a hacer tonterías para huir de él. Por ejemplo, si tenemos miedo por la noche porque hemos oído un ruido nos cubrimos con la sábana, miramos debajo de la cama o en el armario.

MI PRIMER RECUERDO. Una gran imaginación nos induce al miedo, el miedo nos paraliza o nos lleva en un dirección equivocada y veces absurda y esa emoción queda grabada en nuestra mente formando lo que se llama “el primer recuerdo”. Esto hace que cuando te enfrentes a una situación similar se asociará inmediatamente a este primer recuerdo y a tener una conducta parecida de freno o aceleración.
Si el miedo se origina por una mala experiencia con un negocio que salió mal tendrás miedo a volver a invertir en otro negocio. Si hemos tenido una mala relación de pareja este recuerdo nos acompañará cuando nos acerquemos a otra persona. Y todo, al final, lo que provoca, es que perdamos la posibilidad de vivir experiencias nuevas.

Cuando nos obsesionamos con algo que puede llegar a pasar perdemos de vista todos los sueños que tenemos delante y además atraemos justo lo que tememos.

FOBIAS.

La diferencia entre el miedo tóxico y las fobias es la intensidad con la que se experimenta la emoción. La fobia es un miedo persistente y excesivo, exagerado, que lleva a la evitación de objetos y situaciones concretas, a evitar lo que se teme. La persona que sufre una fobia intentará modificar su ambiente físico y social para adaptarse mejor al mundo al que debe hacer frente. Saben que su miedo es exagerado pero no pueden hacer nada por evitarlo.

En la mayoría de los casos la fobia es una respuesta frente a emociones no resueltas del pasado que se pueden relacionar con unos padres excesivamente sobreprotectores o a través de generación de mensajes de que el mundo es peligroso (la recomendación “ten cuidado” en lugar de “arriésgate” puede ser representativo).

Algunas de las recomendaciones para superar los miedos y las fobias son sustituir los pensamientos negativos por pensamientos positivos, incrementar la confianza y autoestima, reconocer el miedo y mirarle a los ojos y generar pensamientos de acción (¿qué es lo peor que podría ocurrirme?).

TRAUMA.

El miedo tóxico se puede convertir en traumático y esto no sólo depende de la gravedad del primer recuerdo sino de la forma de afrontar este primer recuerdo. Existen muchas personas que han conseguido superar experiencias objetivamente traumáticas como una violación y otras que adquieren un trauma ante una situación aparentemente carente de amenaza.
Podemos decir que cuando un miedo se convierte en trauma lo experimentamos de la siguiente manera:
– Recordar con todo lujo de detalles la situación.
– Borrar o bloquear el momento traumático separándonos emocionalmente de él.
– Elaborar imágenes repetitivas, en ocasiones en forma de flashback originadas por cualquier estímulo que les lleve a la situación original: una persona, un lugar, una hora, un olor, etc.
– Hipervigilancia que puede llevar a la paranoia.
– Vivir bajo la amenaza de un futuro oscuro, de un futuro lleno de predicciones pesimistas.

Cuando este pensamiento se instala la persona sentirá que sus defensas han caído, entrará en estado de indefensión, de baja autoestima y de soledad. Los recuerdos gobernarán su mente.

El miedo tóxico es lo que nos frena para evolucionar y salir de nuestra “zona de confort”, esa “oscura zona de confort”. Es sobre todo, una emoción paralizante.

POST RELACIONADOS:

MAPA DE LAS EMOCIONES. CUANDO UNA EMOCIÓN SE VUELVE TÓXICA.

CREENCIAS LIMITANTES. NUESTRA ZONA DE “SOMBRA”.

GESTIÓN EMOCIONAL. CÓMO AFRONTAR LAS EMOCIONES.

Centro Madá en Alcalá de Henares es un centro especializado en psicología, reiki técnicas para combatir el estrés y la ansiedad. Los psicólogos de Centro Madá son especialistas enpsicología cognitivo-conductual basada en Midnfulness.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Psicología cognitivo conductual | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

TU ANSIEDAD Y TÚ. ¿Qué es la ansiedad? ¿Para qué sirve?

Estrés y Ansiedad

 

¿Te encuentras nervioso y asustado y no sabes por qué? ¿tienes ansiedad y no sabes como hacerle frente? ella misma te lo explica, sólo tienes que escucharla. Quizá en este momento sea tu mejor aliado.

CARTA DE LA ANSIEDAD PARA TI
¡Hola!
Soy la ansiedad, no te asustes… vengo en son de paz, por cierto, ¿por qué te asustas tanto ante mi presencia?
Digo, sé que sientes horrible cada vez que aparezco, que te desesperas y quisieras mandarme a volar, sé que si pudieras… me matarías, sobre todo porque crees que soy yo la que te quiere matar o hacer daño, pero créeme, si no te he matado, no lo voy a hacer.
No estoy aquí para hacerte daño, mucho menos para volverte loco, creo que ya te lo he demostrado cada vez que llego a tu cuerpo, hago un relajo y te asusto, pero al final del día… no te he matado, no te has vuelto loco.
Si pudiera, lo haría, pero esa no es mi idea.
La verdad es que aparezco y te hago sentir todo eso porque no había logrado encontrar otra manera de hacerme escuchar por ti, estabas tan ocupado tratando de ser exitoso, productivo y de demostrarle a los demás que eres digno de ser amado… que no escuchabas mis pequeñas señales.
¿Recuerdas esa vez que te dio un dolor de cabeza? ¿O cuando tuviste insomnio por más de 2 horas? ¿O qué tal esa vez que sin razón aparente te soltaste a llorar?
Bueno, pues todas esas veces era yo tratando de que me escucharas, pero no lo hiciste, seguiste con tu ritmo de vida, seguiste con tu misma manera de pensar… Entonces intenté algo más fuerte, hice que te temblara el ojo, que se te taparan los oídos y que te sudaran las manos… pero tampoco me quisiste escuchar.
Aunque acá entre nos, los dos sabemos que sentías mi presencia, es por eso que cuando te quedabas tranquilo… o era momento de estar sólo contigo mismo, en soledad… te empezabas a poner nervioso, como si algo te impidiera quedarte quieto.
Te desesperabas, porque no “entendías” con tu mente racional lo que estaba pasando, y claro, con tu mente racional no me ibas a entender.
Así es que por eso me he rendido y decidí escribirte.
Y te felicito si estás leyendo lo que te digo, porque significa que ya tienes el valor de escucharme, y créeme, nadie mejor que yo sabe de tu gran habilidad para evitarme y salir corriendo, huyendo de mí como huirías del monstruo en el bosque oscuro.
Como esas veces que me evitas y te distraes embobándote horas con la televisión, viviendo las vidas de otras personas que ni conoces para no enfrentar que la tuya no te gusta.
O qué tal, de esas veces que con un par de cubatas lograbas adormecer tus nervios e inquietud; y ni qué decir de esas otras substancias que más allá de adormecerte, te fugan de esta realidad que no quieres enfrentar.
Pero bueno, espero que ahora estés listo y lista para enfrentar tu realidad y escucharme por fin. Espero que estés listo y lista para enfrentar la verdad de tu vida y de ti mismo tal y como es, sin máscaras, sin atajos… sin pretensiones. Así es que aquí te van las cosas como son.
Lo único que llevo tratándote de decir todo este tiempo, es que… ya es tiempo de evolucionar, necesitas hacerlo, no hay de otra.
Necesitas crear cambios muy profundos dentro de ti, pues por alguna razón, en realidad no estás disfrutando de tu vida y no te sientes pleno. Por eso yo estoy aquí, para ayudarte a recuperar esa plenitud que vive dentro de ti, y para lograrlo, tendrás que deshacerte de lo que te impide contactarla.
Estoy aquí para ayudarte a ver precisamente qué te impide contactar con tu sentido de vida, con tu pasión por vivir, con tu alegría y con tu verdadero ser que es tu esencia. Cada vez que yo aparezca en tu vida, será porque por ti mismo no te has dado cuenta que no estás siendo pleno y feliz, así es que si vuelvo a aparecer, no te asustes… mejor agradéceme que llegué y escúchame.
Y si realmente me escuchas, no tardarás en hacer los cambios que necesitas hacer en tu vida, los harás de inmediato, claro, eso si realmente quieres sentirte bien de nuevo, todo depende de qué tanto quieras. Y se que sí quieres, pero a la vez sé que quieres seguir en tu confort y en tu comodidad por vivir con lo “conocido”, aunque eso conocido te haga daño.
Prefieres seguir buscando la aprobación y aceptación de los demás, haciendo hasta lo imposible por llamar su atención; buscando seguridad en otras personas menos en ti; prefieres que los demás sean responsables de tu persona que tú mismo, y claro, te entiendo, todos quisiéramos regresar a la panza de nuestra mamá y despreocuparnos de todo.
Pero… te tengo una noticia, solamente entrando a un temazcal podrás acercarte a esa experiencia. Mientras tanto… necesitas asumir que eres responsable de ti y que solamente tú me podrás escuchar, y cuando me escuches y yo vea que ya me hiciste caso, créeme que me iré. Solamente tú puedes hacer que me vaya.
Y eso es algo muy importante que te quiero decir, en verdad me iré en cuanto vea que estás haciendo esos cambios en tu vida, cuando vea que estás en camino a tu evolución y que estás dispuesto a crecer y recuperarte a ti mismo. Mientras no lo hagas… aquí seguiré.
En conclusión, si hoy estoy aquí, es porque me necesitas.
Necesitas de mi para modificar tu manera de interpretar tu realidad, la cual déjame decirte que está un poco distorsionada. Necesitas deshacerte de creencias que no te ayudan y que nada más te limitan; necesitas perdonar todo ese enojo que guardas a tus seres queridos y recuperar tu libertad interior.
Y sobre todo, necesitas de mí para hacer lo que te gusta de la vida, para ser tú mismo, y perder el miedo al rechazo o abandono de los demás.
Necesitas de mí para ponerle límites a las personas que te lastiman; para que te agarres de valor y aprendas a decir que “no”; para que dejes de mendigar amor con quien no te merece; para que dejes de depender de la existencia de tu pareja para ser feliz; para que de una vez por todas… ¡cuides tu cuerpo!
¿De qué otra manera le habrías puesto atención a tu cuerpo? Digo, probablemente de muchas maneras, pero ésta está funcionando. Necesitas darle el alimento que necesita, dejar de criticar tu físico y agradecerle por lo que te da; haz que sude y que se mueva, ten tus hormonas al día y duerme las horas que necesitas.
¿Por qué te explotas? ¿Por qué te exiges tanto? No entiendo porque lo haces… si lo tienes todo, lo eres todo, tienes toda la capacidad que necesitas para crear tu propia realidad, pero te tratas como tu propio esclavo, eres demasiado severo contigo mismo… y estoy aquí para pedirte que simplemente dejes de hacerlo.
Así es que ya sabes… si realmente quieres que me vaya, toma el timón de ti mismo, pregúntate qué has hecho que te ha sacado de tu equilibrio interior. Pregúntate realmente cómo quieres vivir y lucha por esa vida, es tu vida, y solamente tú puedes decidir sobre ella… si a los demás no les parece, es porque los estás retando y tarde o temprano te seguirán, y si no… tendrán otra oportunidad, dales chance.
El único control que puedes tomar es el de ti mismo, pero para recuperarlo, tendrás que aceptar que lo has perdido, y que dejes que yo me exprese, que salga a decirte con todos esos síntomas tan horribles que me inventé para decirte algo muy claro, pero si me reprimes y te distraes cada vez que llego… no podré hablarte y vendré más fuerte.
Así es que la próxima vez que me sientas llegar, haz un alto, cierra los ojos… déjate sentir todo lo que te estoy diciendo, apaga tu mente racional por un momento, déjate llevar… y entiéndeme. Después, empieza el cambio en tu vida con acciones claras y específicas, y en menos de que te des cuenta, me iré.
Espero no tener que llegar muchas veces más en tu vida, pero si lo hago… recuerda que no quiero lastimarte, quiero ayudarte a que recuperes tu propio camino de evolución, el camino que si lo tomas, te hará mucho muy feliz.
Y ya para terminar, ojalá que puedas verme como lo que soy: tú esencia.
Soy tú mismo gritándote con desesperación que me escuches por favor. Así es que hola, yo soy tú, hablándote desde el fondo de tu corazón, desesperado tocándolo para que me pongas atención, lo que sientes no es taquicardia, soy yo, tu esencia, que quiere salir de ahí.
Con cariño, tu esencia disfrazada de ansiedad.

POST RELACIONADOS:

MAPA DE LAS EMOCIONES. CUANDO UNA EMOCIÓN SE VUELVE TÓXICA.

CREENCIAS LIMITANTES. NUESTRA ZONA DE “SOMBRA”.

GESTIÓN EMOCIONAL. CÓMO AFRONTAR LAS EMOCIONES.

 Centro Madá en Alcalá de Henares es un centro especializado en psicología, reiki técnicas para combatir el estrés y la ansiedad. Los psicólogos de Centro Madá son especialistas enpsicología cognitivo-conductual basada en Midnfulness.

 

 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Conceptos generales, Psicología cognitivo conductual | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Apego y deseo. Gestión emocional

Apego, dependecia emocional

El APEGO se define como un factor mental que percibe un objeto como algo atractivo, exagera su atractivo, lo ve como una causa de felicidad y quiere poseerlo y retenerlo. El apego lleva exagerar las buenas cualidades de un objeto, una persona, un lugar o una idea y se aferra a ello. Es una atadura que lleva a la infelicidad.

El apego proviene del deseo y esta emoción puede abarcar desde un simple deseo hasta la obsesión por algo o alguien. También es deseo la codicia, la envidia, los celos, la crueldad, el egoísmo, la lujuria, la posesividad, el control, el glamour, la insaciabilidad y el materialismo.

La característica del deseo es la impulsividad, el deseo nos controla, nos dirige y nos esclaviza. El deseo es fruto de programas y sistemas de creencias que nos dirigen de manera inconsciente.

Cuando pensamos que necesitamos a alguien o algo para seguir viviendo y ser feliz tenemos apego. La persona con apego es “codependiente” y le entrega al otro el control de sus emociones y decisiones. Podemos depender de nuestra pareja, de las palabras de aprobación de un jefe, de lo que decidan los demás, de lo que los otros piensen de mí…. Este tipo de personas se pueden volver adictas a determinadas relaciones aunque estas sean violentas y nos lleven a la autodestrucción.

CARACTERÍSTICAS DE LAS PERSONAS DEPENDIENTES.

INSEGURIDAD: La personas se abandona y vive y piensa en función de los demás, de sus opiniones y sus decisiones. “¿Qué harías en mi lugar? ¿qué piensas?”
CONTROL: Como la persona dependiente necesita desesperadamente al otro para ser feliz se volverá controladora y usará la manipulación para mantener todo y a todos bajo control.
DUDA DE SUS CAPACIDADES: Siente que no tiene capacidad para enfrentarse al mundo por sí sola. Necesitan una muleta emocional para hacer frente a la vida, al mundo y a sus conflictos.
En realidad el dependiente sufre un dolor emocional muy profundo, una deuda emocional, que tienen que limpiar.
Nos podemos apegar a lugares, circunstancias, acontecimientos, creencias o costumbres, cada uno funcionará como muleta interior.
Para saldar la deuda no es necesario siempre alejarnos de las personas o los objetos de los que somos dependientes, simplemente hay que cambiar la perspectiva, limpiar las creencias y ver la situación tal y como es desplegando amor hacia nosotros mismos.

EL DESEO COMO OBSTÁCULO.

El deseo, sobre todo si es intenso, con frecuencia nos impide conseguir lo que anhelamos.
Desear significa “yo no tengo”, si deseamos algo estamos diciendo que no es nuestro, que no lo tenemos, y esto pone una distancia psíquica entre nosotros y lo que deseamos que se convierte en un obstáculo que consume mucha energía. El ansia bloquea la consecución y produce miedo a no conseguirlo o mantenerlo.
Lo imposible se vuelve posible cuando nos rendimos totalmente. Si seguimos luchando esta lucha produce un bloqueo que no en pocas ocasiones tiene el efecto contrario que deseamos. A medida que dejamos ir los deseos vemos que lo que hemos elegido vendrá a nuestra vida casi por arte de magia. El proceso es identificar los objetivos y luego soltar el deseo de conseguirlos, entregarlos totalmente que significa que está si bien si se consigue y está bien si no se consigue. Es lo contrario a lo que se enseña en la civilización occidental donde parece que todo hay que alcanzarlo con lucha, esfuerzo, sacrificio, dolor y sufrimiento.
Otros bloqueos son la culpa inconsciente y la pequeñez. El inconsciente nos permitirá tener sólo lo que creamos merecer (los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres).

TENER-HACER-SER.

Nuestra imagen personal y la valía en el mundo “somos lo que tenemos” la hipotecamos al tener o hacer. Si tengo dinero valgo más. Si hago algo por el mundo o por alguien me calificarán mejor.
Si soltamos estos patrones de valía llegamos al SER, nuestro valor seremos nosotros mismos y el amor por nosotros y por los demás. La gente busca nuestra compañía no por lo que tenemos ni por lo que hacemos sino por aquello en lo que nos hemos convertido. Ahora somos personas espléndidas a quienes merece la pena conocer, nos describen como personas carismáticas.

GLAMOUR.

Cuando deseamos algo podemos preguntarnos qué es realmente el objeto y cuál es su atractivo añadido, el glamour.
Muy a menudo perseguimos un objetivo y cuando lo conseguimos nos desilusionamos por la distancia que existe entre el objeto real y las cualidades atribuidas a él.
Glamour significa que le hemos añadido sentimentalismo o hemos sacado de proporción su funcionalidad, hemos proyectado sobre el objeto de deseo una cualidad mágica que nos lleva a pensar que cuando lo adquiramos alcanzaremos un estado más elevado de satisfacción y felicidad.
Ej. Ropa de marca
Ej. Persona que quiere alcanzar un puesto directivo en una empresa y cuando lo consigue tienen muchas cosas superficiales (despacho, coche, más dinero, etc.) pero la admiración que esperaban se convierte en crueldad, competitividad, envidia, adulación, manipulaciones y ataques de sus más directos competidores.
Una vez que eliminamos el glamour del objeto de deseo es mucho más fácil soltarlo y podremos alcanzar nuestras metas más fácilmente porque sabremos realmente qué estamos eligiendo y en qué nos queremos convertir.
Si deseamos ser un tipo determinado de persona, una persona emocionante, no hay más que imaginarlo y dejar ir los sentimientos negativos y los bloqueos que nos impiden ser así.
El nivel del ser tiene más poder y energía que los niveles de tener o hacer.

EL PODER DEL INCONSCIENTE.

Ya hemos hablado muchas veces del poder del inconsciente en la toma de decisiones y de cómo este se guía por los programas adquiridos a lo largo de la vida con lo que suele tomar decisiones parecidas que nos llevan a situaciones parecidas.
Cuando alguien dice “mis relaciones nunca funcionan” es probable que sea así. El inconsciente nos lleva a “boicotear” las relaciones o a elegir a personas que sabemos que nos van a llevar a una relación insatisfactoria que nos devolverá una y otra vez al papel de víctimas donde estamos acostumbrados a estar. El resentimiento, los celos, la envidia, son satisfacciones que alimentan nuestro ego porque es de lo que se ha alimentado siempre. Aunque incómoda, es su zona de confort, la que conoce.
Por ejemplo podemos citar como algunas personas que superan una enfermedad grave y vuelven a su vida “normal” suelen caer en depresión al perder la atención de sus familiares y amigos.

Realmente, lo que hay detrás de estos sentimientos, es una inmensa culpa asociada al egoísmo de poder conseguir algo y mantenerlo. Cuando deseamos conseguir algo y lo alcanzamos nos sentimos culpables y boicoteamos la situación para volver a los patrones limitantes pero conocidos.
Cancelando los viejos programas y renunciando a su gratificación (siendo víctima por ejemplo) renunciamos a la gratificación que obtenemos de las recompensas negativas.

DESARROLLO DE LA AUTOCOMPASIÓN Y EL AMOR HACIA NOSOTROS MISMOS.

ACEPTACIÓN DE UNO MISMO. El autoconocimiento y la aceptación de lo que somos y de nuestras creencias limitantes, es el primer paso para liberarnos del apego.
RESPETO POR UNO MISMO. Trátate con cariño y respeto, acepta y ama el ser único que eres. No podemos pretender que nos respeten los otros si antes no nos respetamos a nosotros mismos.
RECONOCE LOS ERRORES. Reconoce tu parte de culpabilidad en las situaciones y sigue adelante, no te detengas en el error sino en limpiar los pensamientos y las creencias que te han llevado a él. De esta manera saldrás fortalecido de cada uno de los errores.
RESUELVE Y LIMPIA LO QUE TE LLEVA A LOS CONFLICTOS. Una vez que somos conscientes de lo que tenemos que limpiar, sólo hay que hacerlo.

En definitiva, si somos libres, sin ataduras, aprenderemos más de nosotros mismos, estaremos más seguros para abrirnos a nuevas experiencias, nos relacionaremos con los otros desde una perspectiva de ser y no de tener o conseguir y tendremos un comportamiento más ético, respetuoso, tolerante y justo. Nuestra felicidad no dependerá de los otros, ni del dinero o el estatus.

POST RELACIONADOS:

MAPA DE LAS EMOCIONES. CUANDO UNA EMOCIÓN SE VUELVE TÓXICA.

CREENCIAS LIMITANTES. NUESTRA ZONA DE “SOMBRA”.

GESTIÓN EMOCIONAL. CÓMO AFRONTAR LAS EMOCIONES.

 Centro Madá en Alcalá de Henares es un centro especializado en psicología, reiki técnicas para combatir el estrés y la ansiedad. Los psicólogos de Centro Madá son especialistas enpsicología cognitivo-conductual basada en Midnfulness.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Psicología cognitivo conductual | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Psicología de las emociones. Mindfulness y gestión emocional.

¿Sientes a menudo que no puedes frenar tus emociones? ¿tus emociones te suelen poner en situaciones complicadas? ¿te sientes perseguido por tus emociones, su malestar y las consecuencias de su “explosión”?

Terapia de pareja

 

A menudo nos sentimos atrapados por nosotros mismos y nuestras emociones. En ocasiones sentimos que nuestras emociones son como conducir un coche a una velocidad que supera nuestro control y que en cualquier momento nos podemos encontrar un obstáculo en la carretera ante el que no podremos reaccionar de manera adecuada.

Esto es lo que nos sucede cuando nos desbordamos ante una situación y nos enfadamos o nos estresamos sin “poder hacer nada” por evitarlo. Sentimos que estamos condenados a las explosiones de ira, ansiedad desmesurada o tristeza infinita y los demás a “aguantarnos” con ellas. Pero esto es un error. Nuestras emociones están regidas por el cerebro y el cerebro es plástico, se puede modificar, y una de las técnicas en psicología para ello es el Mindfulness.

Para entender como funciona el Mindfulness en el control de las emociones, vamos a explicar de manera resumida qué son las emociones, qué tipos de emociones hay, por qué nuestras reacciones se vuelven desmesuradas y “automáticas” ante estímulos que no lo son tanto y como se pueden cambiar estos patrones de conducta.

“La emoción es el instante en que el acero choca contra una piedra y hace brotar la chispa, pues la emoción es la fuente principal de toda toma de conciencia”

Carl Gustav Jung

¿QUÉ SON LAS EMOCIONES?

Podríamos definirlo, a nivel general, como el impulso que nos hace avanzar, que nos hace comportarnos de una determinada manera para sobrevivir y adaptarnos al medio.

“Los sentimientos junto con las emociones de las que proceden, sirven de guías internas y nos ayudan a comunicarnos con los demás”

Antonio Damásio

Nuestro cerebro es un órgano de conocimiento emocional. Él dirige la atención hacia lo que le parece relevante y la emoción nos hace concentrar e invertir la energía en lo que el cerebro ha elegido como relevante.

Las emociones han jugado un papel decisivo en la evolución y adaptación de la especie humana a su entorno, son la señal que nos empuja a enfrentarnos a los desafíos impuestos por el hábitat (reacción de supervivencia ante un león por ejemplo).

Las emociones influyen en nuestra atención y visión de las cosas. En una situación de peligro la atención se concentra en lo que podría amenazarnos, hasta el punto, a veces, de no ver otra cosa y quedarnos paralizados. En sentido contrario estaría la sensación de estar en una nube cuando el amor y la alegría nos inundan.

La palabra emoción viene del latín exmovere o emovere y significa “movimiento hacia el exterior” o “poner en movimiento”. Designa lo que nos pone en movimiento en el exterior o en el interior de nosotros.

 EMOCIONES BÁSICAS

En los años 70 del s.XX, Paul Ekman, psicólogo americano, catalogó las emociones sobre los efectos que tenían en los músculos del rostro. Esto le llevó a establecer una lista de 6 emociones básicas que están presentes en todas las culturas y son universalmente identificables. Son emociones de encendido automático con el objetivo de ayudarnos a responder a los cambios de nuestro entorno. La emoción es universal pero lo que la desencadena no, varía en las diferentes culturas.

Estas son: Alegría, Tristeza, Miedo, Ira, Asco y Sorpresa.

Emociones básicas Intentamos evitar al máximo lo que nos resulta desagradable o nos hace sufrir y buscamos lo que nos parece positivo.

 CLASIFICACIÓN DE LAS EMOCIONES

¿En qué se diferencia la emoción del miedo ante un coche que nos puede atropellar y el miedo generalizado que provoca los ataques de pánico?

En la primera situación la reacción no lleva filtro cognitivo y en la segunda sí.

Ejemplo:

“Es tarde y tenemos prisa; acaba de anochecer, llueve a cántaros desde hace una hora y vamos a 120 kms. por hora. De repente el coche resbala y yo giro el volante bruscamente dirigiendo como puedo el coche hasta el arcén y consigo que se pare.

¿Cómo te has sentido un momento antes de que el coche patine? Emoción inconsciente de miedo. Cuando se hace la maniobra, esta reacción se puede convertir en angustia. Incluso tú puedes estar disgustado conmigo por mi falta de prudencia. Y todo esto tan solo en un segundo.Después yo puedo sentir vergüenza y culpabilidad y tú cólera.”

A medida que va entrando el sistema cognitivo los estímulos generan emociones diferentes, y éste se va evaluando en función de la cultura y nuestras experiencias pasadas dando como consecuencia emociones diferentes.

Esta diferencia entre las emociones inconscientes cuyo objetivo es la supervivencia y el resto, las cognitivas, tienen un camino diferente en el cerebro.

 CEREBRO Y EMOCIÓN

Podemos decir que en el cerebro existen dos caminos para interpretar las emociones, un corto y otro largo.

Camino corto: aparece el estímulo, y desde el órgano sensorial va directamente a la amígdala que es donde se genera la emoción. Las respuestas se producen a gran velocidad acompañadas de síntomas físicos de alerta: aumenta el ritmo cardíaco, la sudoración, temblores, incremento de la tensión muscular et.

Todo dirigido a una emoción que nos proteja de un peligro inminente.

Emociones y cerebro

Camino largo: La información tiene que ser procesada por la corteza frontal y exige más tiempo.

Por ejemplo, si alguien nos dirige unas palabras, el estímulo auditivo deberá ser procesado primero por las áreas del lenguaje para que podamos comprender su significado, y en función de éste, generar una respuesta, que tardará un tiempo en transformarse en una conducta.

Resumiendo, podríamos decir que hay dos tipos de emociones y dos tipos de respuestas a ellas: una automática (corta) y otra reflexiva (larga).

CUANDO UNA RESPUESTA REFLEXIVA SE CONVIERTE EN AUTOMÁTICA

A lo largo de la vida, con la repetición de las mismas reacciones a determinados estímulos, algunas respuestas que en su origen fueron reflexivas, necesitaron de un tiempo de “evaluación y recapacitación”, se van haciendo cada vez más automáticas y menos reflexivas. Reaccionamos ante ciertos estímulos de una manera automática sin evaluar la situación, sin reflexionar sobre lo que hacemos y, en estos casos, fácilmente nos equivocamos y acabamos haciendo actos que después podemos lamentar.

Es frecuente que reaccionemos así en nuestras relaciones de pareja, en el trabajo, en discusiones con otras personas que nos resultan difíciles, et. En estas situaciones al sentirnos atacados y heridos respondemos insultando o hiriendo a la otra persona con lo que, en lugar de solucionar el conflicto empeoramos la relación, a veces de manera irremediable.

 MIDNFULNESS Y EMOCIONES

Con la práctica del MINDFULNESS se producen dos efectos, uno a nivel cerebral y otro a nivel cognitivo.

A nivel cerebral. La práctica de la meditación potencia las conexiones entre la corteza cerebral y el sistema límbico y esto permite que el intervalo entre el estímulo, el desencadenante, y la emoción, sea más largo. Se fomenta la reflexión y nos da más tiempo a recapacitar (favorece el paso de DETENER) y elegir la respuesta más adecuada. Cuanto más practiquemos la meditación más fácil será “detenernos” ante un estímulo, reflexionar y elegir la respuesta más conveniente y exitosa en cada situación.

A nivel cognitivo. Como ya hemos visto, con la práctica de la meditación y la actitud adecuada, podemos observar las situaciones y las emociones que nos suscitan sin juicios y con aceptación. Esto permite “dejar ir” a estas emociones y contemplar e interpretar las situaciones desde otra perspectiva.

Centro Madá en Alcalá de Henares es un centro especializado en psicología, reiki técnicas para combatir el estrés y la ansiedad. Los psicólogos de Centro Madá son especialistas en psicología cognitivo-conductual basada en Midnfulness.

Conoce nuestros cursos y talleres de Crecimiento Personal y Desarrollo interior.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Meditación y Mindfulness, Psicología cognitivo conductual | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Psicología y enfermedad. Psico-oncología

Mindfulness y Reiki en la psicología oncológica y enferemedes crónicas y terminales

Con este post me gustaría comenzar una línea en la que trabajo y cada día me da más satisfacciones, la PSICO-ONCOLOGÍA.
No obstante, me gustaría aclarar que, aunque trabajo con pacientes oncológicos, todo lo que expongamos en esta serie de post relacionados con la “psicología y la enfermedad “ se aplica a cualquier persona con enfermedades crónicas, largas y dolorosas, y a sus familiares y cuidadores. Ante diagnósticos de ELA, Alzheimer, fibromialgia y otras muchas más, además de aquellos que por accidente ven drásticamente truncada su salud, ponemos en marcha la misma línea de actuación y las mismas fases con el objetivo común de hacer frente a esta situación que, literalmente, pone “patas arriba” la vida de cualquier persona y su entorno.

La palabra cáncer, todavía a día de hoy, es una palabra tabú para muchos,  para los que no han tenido la suerte de encontrarse cara a cara con ella, y para otros muchos que aunque la han oído muy cerca se resisten a aceptarla. Y aunque desgraciadamente no podemos olvidar que todavía en algunos casos va estrechamente ligada a muerte, esconde muchos matices de verdadera transformación y vida dentro de la muerte.

La psicología es apasionante siempre, pero la experiencia en oncología es el camino en el que verdaderamente cobra un sentido más amplio y en el que se pone a prueba cada una de las técnicas, aptitudes y actitudes de un psicólogo que, en definitiva, no deja de ser una persona.  La psicología quizá sea una de las profesiones que permiten una mayor evolución personal, en paralelo, con la de cada una de las personas que confían en nosotros, evolución que cobra pleno significado cuando te enfrentas a la muerte y a sus diferentes aristas.

Todos sabemos que sólo echamos de menos la salud cuando llega la enfermedad. Aunque parezca obvio, no es frecuente encontrarse con personas que todos los días se sientan agradecidos por tener una buena salud, esto sólo pasa cuando antes nos enfrentamos de alguna manera a la muerte, ya sea real o suscitada.

Es sorprendente el efecto que puede tener una enfermedad en nuestra vida, aunque la enfermedad sea leve. Podemos suponer que los efectos que tienen las enfermedades van directamente relacionados con la gravedad de ésta, pero en realidad, el día a día nos demuestra que esto no ocurre así sino que más bien los factores que entran en juego son complejos: el modo en que pensemos, sintamos y actuemos con respecto a la enfermedad marcan la diferencia.

Además de los efectos físicos de la enfermedad también nos encontramos con los pensamientos y sentimientos que suscita. Es frecuente sentir ira, resentimiento, frustración, culpabilidad o miedo. Es probable que nos sintamos angustiados, deprimidos e incluso avergonzados. La mente y el cuerpo, como ya hemos visto en anteriores post, están interconectados entre sí y se influyen mutuamente. Por ello, cuando estamos enfermos, la mente empieza a analizar la situación, evocar el pasado y elucubrar historias acerca de lo que podría pasar en un futuro.

La enfermedad provoca reacciones en el mismo sentido en que las provoca cualquier situación difícil y emociones que tienen que ver con el pasado y el futuro.

Y aquí, es donde entra en escena la psicoterapia basada en Mindfulness y Reiki. Los psicólogos de Centro Madá son especialistas en terapia cognitivo-conductual basada en mindfulness para aliviar situaciones donde la enfermedad tiene protagonismo destacado.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Psico-oncología, Psicología cognitivo conductual, Reiki | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

RELACIONES TÓXICAS. Ejemplo práctico de superación a través de Ho’oponopono y Mindfulness

Hoy he recibido una de las cartas más bonitas y estremecedoras de mi carrera profesional, esas cartas que cierran el círculo que se traza en una relación terapéutica.

Me gustaría compartirla con vosotros porque es el ejemplo práctico de superación de relaciones conflictivas y tóxicas. La superación de sentimientos negativos y desequilibrantes que llegan a romper relaciones que, de otra manera, podrían ser plenas y constructivas. Una aplicación práctica de La Terapia del Perdón con Mindfulness.

Hablamos de relaciones en general, se puede aplicar a la resolución de conflictos en cualquier tipo de relaciones, ya sean de amistad, de pareja o familiares porque habla de sentimientos puros, esenciales y, sobre todo, es una de las mejores descripciones que me he encontrado de AMOR incondicional, ese amor que sólo puede entender el que lo ha sentido en alguna ocasión y el que podría ser la meta de cada uno de nosotros.

Ho'oponopono y Mindfulness

Es una carta dirigida a una persona con la que el remitente había tenido una relación tóxica con un final más tóxico todavía. Después de seis meses de silencio y dos de terapia, el resultado es este.

“Hoy para mí es un día muy especial porque se cumplen dos años de un momento que ha supuesto en mi vida un giro radical. Hace dos años,  cuando te encontré, algo pasó en mí que no supe explicar hasta mucho tiempo después.  No me enamoré de ti, esto sucedió tiempo más tarde, pero sentí que algo se transformaba más allá de ti y de lo que compartimos ese día. Y ese algo sólo lo he descubierto ahora, lejos de ti y de los momentos de “querer y desquerer” compartidos. Ese algo que sólo se puede sentir limpiando la cortina de humo que nos rodea y enturbia las relaciones, ese humo negro que acumulamos a lo largo de la vida y no nos deja ver la realidad, sentir las emociones de verdad. Ese humo que esconde el “te amo” por el “te quiero” supeditado a condiciones, condiciones que ni siquiera decidimos nosotros pero que deciden por nosotros.

Y una vez quitado el humo, una vez pasado el tsunami, y en medio de las ruinas, brilla algo, ese algo especial que sentí ese 28 de noviembre cuando nos encontramos, cuando te descubrí por primera vez libre de pasados y condicionamientos, esa primera vez que te asomas a algo que no conoces, sin expectativas ni necesidades. Y ese algo simplemente eres tú, más allá de tu cuerpo, de tus hábitos, de tu pasado, de tu vida…..fue una conexión contigo mismo, con tu esencia y con tu ser.  Una conexión que ni deseo ni rechazo, simplemente la siento más allá de dónde estemos y con quién estemos.  Simplemente eres una de esas personas a las que “amo” porque “amo”, tan simple y tan complicado a la vez y a las que puedo decir sin pretensión, desde el más puro vacío material, las cuatro frases que considero más importantes en mi vida:

Lo siento. Siento no haber podido ver y sentir lo que escondía la cortina de humo. Siento no haber podido leer y comprender de donde nacían tus necesidades, siento no haber limpiado a tiempo el lugar de donde nacían las mías.

Perdóname. Perdona mis miserias y mis zonas oscuras, esas heridas que supuran los malos sentimientos tóxicos y dañinos que  pueden acabar hasta  con los sentimientos más puros. Las semillas de las necesidades insatisfechas cuya satisfacción la ponemos en manos de otros sin capacidad, conocimiento ni deber de hacerlo.

Gracias. Gracias simplemente por Ser tú y por haberte encontrado. Gracias por los momentos de verdadero amor, esos momentos en los que simplemente vivíamos sin pensar en nada. Esos pequeños flashes en los que disfrutábamos sin más, sin pensar, sin miedos, sin temores, sin deseos y sin expectativas. Esos momentos que son los verdaderamente íntimos, de verdadera conexión, esos momentos difíciles de encontrar pero, tan intensos, que se convierten irremediablemente en esa parte del pasado que siempre iluminará mi presente.

Y sobre todo Gracias por hacer de mí la persona que estoy en fase de ser. En medio de la locura y las ruinas creí que nunca iba a poder construir nada dentro de mí, creí que estaba derrotada, muerta, me miraba en el espejo y no veía nada reconocible, más tarde me di cuenta de que eso en lo que me había convertido era lo que necesitaba limpiar. La cortina de humo cubría todo lo que podía ver y sólo tenía dos opciones, dejarme morir o volver a reencontrarme con mi esencia, eso que somos cada uno más allá de lo que tenemos. Y este agradecimiento sólo te lo puedo expresar a ti porque me has convertido en algo mejor de lo que era.

Te amo. Desde ese amor puro, limpio, libre de condicionamientos, débitos y expectativas.  Un amor que va más allá de tu presencia o ausencia. Ese AMOR que no es más que una conexión de almas y que no cambiaría por ninguna otra clase de amor. Un amor que sólo me pertenece a mí y que siempre me hará estar contigo en una parte muy profunda de mí.

Desde ese 28 de noviembre hasta el infinito Lo siento, Perdóname, Gracias, Te amo.”

Ojalá todas las relaciones se cerraran así y ojalá todos estuviéramos dispuestos a cerrarlas así.

Centro Madá en Alcalá de Henares es un centro especializado en psicología, reiki técnicas para combatir el estrés y la ansiedad. Los psicólogos de Centro Madá son especialistas en psicología cognitivo-conductual basada en Midnfulness.

Conoce nuestros cursos y talleres de Crecimiento Personal y Desarrollo interior.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Psicología cognitivo conductual | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

¿Tienes estrés, ansiedad o estás triste? ¿Necesitas ayuda?

Estrés, ansiedad y depresión

El consumo de antidrepresivos ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. Uno de los motivos es la crisis económica que estamos atravesando y la inseguridad laboral consecuente. Pero no sólo eso, también el ritmo de vida de esta era que estamos viviendo, la pérdida de algunos valores, los cambios en las relaciones interpersonales y los nuevos modelos de familia, producen en no pocas ocasiones trastornos emocionales que no sabemos gestionar.

Los antidepresivos ayudan de manera rápida a afrontar las situaciones a corto plazo pero es conveniente aprender simultáneamente un método que nos haga ver la realidad de un modo más adecuado, en el que la gestión de nuestras emociones y las situaciones difíciles generen menos sufrimiento. Simplemente se trata de adquirir unas habilidades más efectivas para enfrentarnos a la realidad que nos rodea.

Tradicionalmente la psicoterapia se ha relacionado con con dolor y tratamientos excesivamente largos que, en ocasiones, tampoco aportaban soluciones de larga duración sino un alivio momentáneo. Pero su evolución y la investigación, como en todas las ramas sanitarias, permite que en la actualidad tengamos métodos que aún difíciles, son rápidos y efectivos a largo plazo. Se denomina terapia cognitivo-conductual basada en Mindfulness. La técnica requiere un pequeño esfuerzo inicial para aprenderla pero, una vez superadas las 3 primeras sesiones, con una práctica diaria en casa, los resultados son rápidos y  efectivos. Podemos decir que tras 8 sesiones las personas se sienten con más energía, satisfechas, con mayor control de sus vidas y más calma interior y exterior.

En este post puedes ver de manera resumida los pasos, el cómo y por qué, del Mindfulness.

Centro Madá en Alcalá de Henares es un centro especializado en técnicas para combatir el estrés y la ansiedad. Los psicólogos clínicos del centro son especialistas en psicología cognitivo-conductual basada en Midnfulness y Reiki.

Conoce nuestros cursos y talleres de Crecimiento Personal y Desarrollo interior.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Psicología cognitivo conductual | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Para afrontar la DEPRESIÓN EN NAVIDAD

Depresión en navidad

 

Se acerca la Navidad y junto al estrés de las compras, los regalos y las reuniones familiares, pueden aparecer sentimientos de tristeza, nostalgia, melancolía e incluso ira y rencor.

Si eres de los que huyes de la Navidad porque te asalta la tristeza y la soledad puedes anticiparte a ello y hacerle frente. Te ayudamos a conseguirlo en un programa de 8 sesiones en el que aprenderás técnicas que te ayudarán en ester período y en cualquier situación en la que te tengas que exponer a situaciones dolorosas.

Regálate bienestar emocional porque lo más importante eres tú.

“Programa para afrontar y superar la DEPRESIÓN EN NAVIDAD”

 

¿Estoy deprimido? cuando pedir ayuda 

Elaboración del duelo. Como superar las pérdidas

 

Centro Madá Alcalá de Henares es un centro de psicoterapia cognitivo conductual, Mindfulness, Reiki y Crecimiento y Desarrollo Personal.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Psicología cognitivo conductual | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Aceptación. Llave de entrada a la calma interior

Aceptación de una pérdida.

Muchos de nosotros definimos la palabra FELICIDAD como el anhelo de estar en paz y en calma con nosotros mismos. Como la capacidad de tener la suficiente serenidad para alegrarnos por los buenos acontecimientos como para aceptar los momentos difíciles.

Realmente llegar a este estado de paz interior no es sencillo, fácil ni rápido pero compartimos que es el único camino para alcanzar esa calma soñada.

Uno de los caminos más sencillos es la práctica de MINDFULNESS o MEDITACIÓN. Decimos sencillo porque es un camino que está estructurado con pasos e instrucciones claras en cada uno de ellos. A la vez es difícil porque exige cierta constancia, dedicación y paciencia. La rapidez depende fundamentalmente de como nos acerquemos a él y lo dispuestos que estemos a abordar y aceptar lo que descubrimos y observamos.

Es un camino de autoconocimiento apasionante que tiene una llave de entrada que se llama ACEPTACIÓN.

¿A qué llamamos ACEPTACIÓN?

El primer paso para entender la aceptación es no confundirla con la “resignación” que tiene que ver más con una actitud de sumisión, de mansedumbre, de ceder para no causar trastornos, para evitar discusiones o peleas. Cuando uno se resigna no acepta que el deseo propio haya sido frustrado. La resignación siempre incluye enojo, bronca que puede transformarse en deseos de venganza: “Ya van a saber quién soy”. La persona resignada queda adherida al objeto perdido o jamás encontrado; no puede ni siquiera entrar en la etapa de duelo por ese objeto perdido. Siempre se lo añora de una manera nostálgica. “Nostalgia” es un profundo dolor por lo que no está, por lo que no pudo ser, por lo que ya fue y no sigue siendo (la niñez, los padres de la infancia, la juventud, etc.) En esta condición, la energía de la persona queda estancada en ese objeto imposible.

Por el contrario, cuando acepto una situación, a pesar de que me disgusta, significa que sigo buscando otro camino para mi felicidad, he descubierto que éste no es mi camino, que esto no me hace feliz, sin embargo, en ésta ocasión o situación, ha ocurrido así. Se pone en marcha un mecanismo de reconocimiento de que la realidad ES la realidad. Este estado permite y favorece el proceso de duelo mediante el cual uno se despide para siempre de lo que no está o no pudo ser y la energía queda liberada para iniciar otro proyecto. Este proceso necesita, en ocasiones, de bastante tiempo según la trascendencia del objeto perdido.
Se trata de reconocer que la realidad ya existe en el presente, no oponer resistencia a lo que ya es.

La aceptación, es, en definitiva, la ausencia de “resistencia” que es la reacción de oposición que surge cuando surge algo que nos disgusta o no se ajusta a nuestros planes.

Nos podemos oponer de varias maneras:
Evitación: negación, racionalización o represión de nuestros sentimientos. En cualquiera de estas formas lo que intentamos es no hacer consciente el acontecimiento doloroso o incómodo.
Rechazo: Oposición clara y frontal a la realidad. Surgen sentimientos de rabia, de asco y de indignación. Es una emoción emergente de ira que va creciendo a medida que tomamos conciencia de lo sucedido y que provoca un despliegue de diversas sensaciones viscerales y corporales.

El origen del rechazo es normal, es algo inherente a todos los seres vivientes el alejarse de lo que les hace daño y aproximarse a lo que les favorece. El problema es el rechazo cuando nos enfrentamos a algo inevitable, que ya ha sucedido. En este caso no queda otra opción que afrontarlo. La resistencia a afrontar el hecho inevitable trae algunos problemas añadidos al dolor original:

Segundo sufrimiento = primer dolor (inevitable) + resistencia. Ejemplo: Preocupación e insomnio. La ansiedad ante el insomnio constituye el segundo sufrimiento.
Imposibilidad para encontrar una solución adecuada. La resistencia nos aleja de la calma emocional y de la lucidez para ver el conjunto del problema, nos impide ver con claridad y encontrar la solución correcta. Y en el caso de que podamos ver la solución, la borrasca emocional nos impide ponerla en marcha porque malgastamos la energía en el conflicto interno que provoca la resistencia.
Cuando no negamos la realidad ni ponemos resistencia, cuando decimos SI a lo que ya es, surge la aceptación y cuando ésta es total hablamos de “rendición”, se cede totalmente, sin ningún tipo de oposición.
Se pasa en un espacio corto de tiempo de la desesperación a la serenidad más absoluta. El sufrimiento cesa y nos sentimos en armonía con la vida.
La situación sin salida anterior se convierte en un punto de partida y una oportunidad enriquecedora.
“El dolor es el portero que nos conduce a estancias ocultas, a las que no entraríamos de ningún otro modo, pero que en realidad contienen tesoros muy valiosos.” Martínez Lozano (2007).

Pero ¿cómo llegamos a la ACEPTACIÓN?. Lo normal es que el proceso de Aceptación sea más o menos largo y que nos cueste asimilar algunos acontecimientos de nuestra vida.
Germer (2009) lo describe como un proceso de 5 fases:
Rechazo: resistencia, evitación, cavilación
Curiosidad: interesarse por el malestar y por como estamos reaccionando ante él.
Tolerancia: ser capaces de aguantar el malestar sin ser dañados ni abrumados por él.
Conformidad o consentimiento: dejar que los sentimientos vayan y vengan. Permitir los diferentes estados de ánimo que fluctúan entre la oposición y la aceptación de los hechos.
Reconciliación: hacernos amigos, ver el valor potencial de la nueva situación.

(Estas fases son las mismas que atravesamos el la elaboración de un duelo por pérdida por fallecimiento, separación, divorcio o ruptura, porque el sufrimiento sólo cesa cuando se produce la aceptación)

Cuando hablamos de aceptación no sólo la aplicamos a la aceptación del hecho externo, también a los pensamientos y sentimientos provocados por la situación que en ocasiones, se torna más complicado.
Como conclusión podríamos decir que la ACEPTACIÓN es permitir que las cosas sean como son, abandonar los proyectos que teníamos para un futuro y desligarnos de los vínculos afectivos que nos ligan a cosas o personas.

 Centro Madá Alcalá de Henares es un centro de psicoterapia cognitivo conductual, Mindfulness, Reiki y Crecimiento y Desarrollo Personal.

Los psicólogos clínicos del centro son especialistas en psicoterapia, terapia familiar y terapia de pareja.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Meditación y Mindfulness, Psicología cognitivo conductual | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

¿Estoy deprimido? cuando pedir ayuda por depresión

Síntomas de Depresión

El término DEPRESIÓN se suele utilizar en la vida diaria para describir una serie de emociones como la tristeza, desilusión, frustración o aburrimiento. Cuando se usa así, ante dificultades de la vida diaria “incómodas”, asumimos el término como familiar en referencia a algo pasajero y “normal”. Sin embargo la DEPRESIÓN como afección es una experiencia que poco tiene que ver con la tristeza que todos conocemos, se convierte en una dolorosa experiencia, en un pozo sin fin que nos aisla del mundo y de nosotros mismos.

Podemos decir que se padece DEPRESIÓN cuando se experimentan cinco o más de los siguientes síntomas durante un período superior a dos semanas.

Síntomas de la depresión

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Publicado en Psicología cognitivo conductual | Etiquetado , , , | Deja un comentario