Psicoterapia de “última generación”: Mindfulness

Todos sabemos cómo ha evolucionado el ser humano a lo largo de la historia y como se ha ido adaptando a los sucesivos cambios, pero estos cambios se han hecho especialmente significativos por su rapidez en el siglo XXI debido a múltiples factores, entre ellos el auge de las tecnologías y el proceso de globalización. El ser humano actual vive en una sucesiva crisis y modificación de valores a los que se tiene que adaptar a una velocidad vertiginosa, quizá a una velocidad para la que no está preparado. Y en este entorno la psicología también ha tenido que modificar algunos paradigmas para dar respuesta a estos factores de cambio.

En múltiples ocasiones yo misma he sido sujeto de muchas preguntas para las que no tenía respuesta. Empecé como psicólogo cognitivo-conductual hace más de 25 años y fui consciente de que las técnicas terapéuticas no daban respuesta a las personas que pasaban por la consulta. La realidad fue que abandoné la práctica terapéutica y orienté mi labor profesional hacia otros sectores.  Tan sólo años más tarde, después de practicar durante una década meditación y estudiar los principios del budismo, encontré la clave que años antes buscaba en mi práctica clínica. Todavía no sabía que se llamaba MINDFULNESS (traducido como ATENCIÓN PLENA) pero comencé a incorporar algunos principios y técnicas budistas a la psicología. El resultado fue un método de psicoterapia donde la Aceptación la utilizaba como motor de cambio y la Relajación, y Meditación Psicoterapia aplicada en Centro Madácomo técnicas de choque frente a los síntomas de estrés y ansiedad.  Esta orientación tuvo consecuencias directas en la disminución del tiempo de terapia y en el mantenimiento en el tiempo del bienestar emocional que alcanzaban mis clientes. He de confesar que estos resultados me confundían al principio y más de una vez temí la recaída de algunas de las personas que se sentían profundamente aliviadas tras sólo 3 o 4 sesiones , pero con el paso del tiempo los elementos introducidos han resultado ser efectivos y duraderos.

Esto es MINDFULNESS, la aplicación de los principios budistas a la práctica de la psicología y la utilización de la Meditación como técnica terapéutica.

La práctica del MINDFULNESS y la MEDITACIÓN se ha ido extendiendo por occidente a lo largo del  siglo XX  culminando en el siglo XXI.  Aunque la sistematización del MINDFULNESS como método es reciente, la influencia de las filosofías orientales en la psicología ya la encontrábamos en el psicoanálisis de Freud aunque fue Erich Fromm el que lo introdujo en occidente a través de su “Budismo Zen y psicoanálisis” (Fromm, Suzuki & DeMartino, 1960).

(Esta mirada hacia oriente también la citábamos en los artículos sobre Ho’oponopono y el concepto “mente inconsciente” , piedra angular del psicoanálisis de Freud).

Terapias cognitivo-conductuales de tercera generación TTG: Mindfulness o Atención Plena.

Las TTG aparecen como evolución de las anteriores intentando dar respuesta a sus limitaciones.

  1. 1950 – Primera generación: Terapia de conducta. Nace como rebelión ante el psicoanálisis apoyándose en principios científicos, psicología del aprendizaje, con dos paradigmas básicos, el condicionamiento clásico (Paulov) y el condicionamiento operante (Skinner).
  2. 1970 – Segunda generación: Terapia cognitivo-conductual. Estas terapias ponen el foco en el pensamiento. Los pensamientos determinan la conducta por lo que hay que modificar los pensamientos para que se modifique la conducta. La filosofía implícita en este tipo de terapia es que hay que erradicar los pensamientos que generen malestar a través de la eliminación, supresión, evitación o sustitución. La investigación demostró que esta huida del dolor a veces tenía consecuencias negativas y efecto rebote.
  3. 1990-2004. Tercera generación. TTG. Este grupo de terapias nacen frente a las limitaciones de las anteriores y se basan en dos principios terapéuticos: la aceptación de los síntomas (en lugar de la huída y resistencia de la terapia cognitivo-conductual) y la reorientación de la vida. Aunque todavía son muy recientes las evidencias empíricas dan resultados favorables y optimistas en cuanto a su eficacia. (Ver cambios estructurales en el cerebro)

Para terminar este primer artículo sobre el Mindfulness me gustaría señalar que, aunque se fundamenta en el budismo, se aplican principios generales compatibles con cualquier país, cultura y religión. Las TTG utilizan principios y técnicas del budismo aplicados a la psicología.

 Mindfulness/Atención Plena se utilizan en Centro Madá para hacer frente a los problemas que conllevan asociados estrés, ansiedad y depresión.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Linkedin+1Share via email
Esta entrada fue publicada en Meditación y Mindfulness, Psicología cognitivo conductual y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>